.

Catálogo de Servicios

Top News

lunes, 22 de febrero de 2016

7 consejos de Mr. Poe para cuentos cortos y poemas



Edgar Allan Poe fue un escritor sublime, siendo "El Cuervo" uno de sus poemas más famosos y etéreos, y es precisamente con este y con infinidad de ensayos que se han hecho al respecto, que podemos determinar 7 puntos claves de Mr. Poe al momento de escribir un cuento corto o un poema.

1. Saber el final de antemano, antes de comenzar a escribir

De esta forma el autor puede tener en el aire de su escritura las consecuencias de forma constante, así como todos los puntos inevitables para ese final, algo que use de manera marcada en mi relato Ojos Grises.

2. Mantenerlo corto (la regla de ‘en una sentada’)

Si cualquier obra literaria es demasiado larga para ser leída en una sentada, el lector se verá expulsado bruscamente del mundo que creamos.

3. Decide el efecto deseado

El autor debe tener de antemano la “elección de impresión” que quiere dejar en el lector. Esa es la habilidad de los autores sobre las emociones de los lectores.

4. Escoge el tono de la obra

Cualquiera que sea el tono que uno escoja, la técnica que el prefiere –y recomienda– es aquella de la “contención”: una “tónica” en una palabra, frase o imagen que sostenga el clima. En “El cuervo” la palabra “Nevermore” cumple esta función, una palabra que escogió Poe tanto por su fonética como sus cualidades conceptuales.

5. Determina el tema y la caracterización de la obra

Contrario a los métodos de muchos escritores, Poe se mueve de lo abstracto a lo concreto y escoge personajes como voceros de ideas. Lo importante es tener claro de dónde a dónde te moverás.

6. Establece el clímax

Poe recomienda tener un lugar muy claro donde unir las hebras narrativas para formar un clímax, y que la escritura tenga su comienzo en el final (como en “El cuervo”)

7. Determina el escenario

Después de que ya ha decidido por qué quiere poner a ciertos personajes en su lugar, diciendo ciertas cosas. Ya que ha cristalizado su propuesta y hecho un boceto de cómo va a lograr su clímax, puede decidir “colocar al amante en una habitación… totalmente amueblada... o no”. Llegar a esto al último sólo sugiere que el trabajo anterior llevará al escritor a saber cómo se verá el espacio y cómo vestirá su protagonista.

No hay comentarios.: