.

Catálogo de Servicios

Top News

martes, 18 de octubre de 2011

El Evangelio Prohibido

Que cosas, encontré este texto que escribí ya hace como 6 o 7 años, no cabe duda que imaginaba muchas cosas locas en ese entonces ja ja .....


Nunca me habría imaginado esta situación, eran las 11:00 AM, del 24 de febrero de 1998, me encontraba en la calle jugando fútbol con mis amigos, llevábamos 30 minutos de juego cuando después de una jugada de triangulación, seguida por un tiro certero al ángulo superior derecho, dejo sin oportunidad al arquero, dado que carecíamos de red el balón continuo con su trayecto internándose en la casa de Don Hermenegildo, un viejito muy amable que siempre nos brindaba amor con su bastón metálico que de manera casi paternal impactaba en nuestras manitas, bueno, solo de aquellos que no lograban esquivarlo, al introducirme en su hogar haciendo uso de mis habilidades ninja aprendidas en mis videos de "ninjas sin barreras" logre localizar el preciado balón, al encontrarlo me percate de un libro muy peculiar que llevaba por titulo "La verdadera historia de San Tongolele", mis amigos seguían en espera, llevaban unos 20 minutos con 45 segundos y contando pero no me importo, y me dispuse a leer el evangelio prohibido por el vaticano, el cual habían encargado a Don Hermenegildo.
En el evangelio prohibido por el vaticano se hablaba de San Tongolele y de cómo fue canonizado en vida por su devoción hacia los que menos tienen, sin embargo, el vaticano ya no soporto más cuando San Tongolele, en una de sus sesiones de meditación con peyote, revelo los secretos de la vida, por lo cual, el vaticano envió a el escuadrón especial de monaguillos ninja para encargarse de el, y fue así que San Tongolele fue eliminado con un certero ataque de rosariazos (rosariazo = arte de golpear con un rosario).
Hoy en día solo quedan dos libros que conservan el legado de San Tongolele, los libros de "un dios inexistente" y "recetas secretas con peyote dedicadas a la meditación".
No te preocupes San Tongolele, te recordaremos siempre.

No hay comentarios.: