.

Catálogo de Servicios

Top News

sábado, 29 de agosto de 2009

Urbanidad

Simplemente pensando mientras recorro las calles de Cancún, meditabundo, como es que hemos permitido que la ciudad nos vuelva presas de su monotonía, simplemente transitando por las arterias de este monstruo de concreto, viendo como aquel limosnero pide unas monedas al momento que recibe un insulto de un "pudiente" a bordo de un auto del año, el semáforo en amarillo que parece incitar a los automovilistas a pisar el acelerador a fondo, ¿y todo para qué? si no importa si llegan rápido o no a su destino, el desenlace es el mismo, una vez ahí, maldicen cada minuto con el afán de que el tiempo se acelere y puedan estar fuera para regresar de nuevo a casa.
Continúo con mi incesante andar tratando de recordar hacia donde me dirigía, descubriendo que a cada paso mi piel ha ido mudando convirtiéndome en un objeto mas que conforma la estructura de esta incesante maquina asesina de ilusiones llamada "la gran urbe", pero es que, ¿cuándo? en que momento paso todo esto, quien fue aquel que mato a los da vincis y los galileos para darle paso a los azcarragas y los slim.
Cuando murió la ilusión del joven inventor que buscaba en la naturaleza las herramientas necesarias para realizar alguna creación que estaría en armonía con la misma y no la destruiría al grado de etiquetarla con la leyenda de "en peligro de extinción".
Simplemente es triste darse cuenta como cambiamos las veredas y los arboles por asfalto y fierros viejos... lo único alentador en todo esto, es que si yo me he dado cuenta, tengo la esperanza de que otros mas lo harán, y es eso, justamente eso, lo que mantendrá el anhelo de que sean los soñadores y pacíficos los que tomen las riendas de las sociedades en algún punto guiándonos a la armonía, la paz, la felicidad, pero sobre todo a recordarnos lo lindo que es esa aventura que se llama vida, la cual no solo hay que conocerla, HAY QUE VIVIRLA para darle sentido y no caer de nuevo en un ciclo de monotonía consumista de almas, llevándonos tan solo a un final gris, dándonos cuenta que si tan solo alzamos la cara, podremos observar aquel arcoiris que surca el cielo, y que es precisamente los sueños e ilusiones donde encontraremos la respuesta que nos permita alcanzarlo, por que es muy simple pero difícil de creer, "si lo sueñas, se puede hacer".


"Simplemente caminamos en libertad siendo presas de este monstruo de concreto, la gran urbe"